top of page

¿Cómo afrontar el cambio de estudiante a profesional?



Los cambios pueden generar varias emociones o sentimientos, algunas veces positivos o negativos; que a la final nos demuestran que somos humanos antes que estudiante o profesionales. Por eso, hoy abordaremos este tema en particular, el cual se vuelve duro de afrontar sobre todo en una pandemia por la cual estamos atravesando.


Hay que tener 2 cosas sumamente claras:

  1. Que la universidad solo nos brinda recursos académicos para saber hacer nuestro trabajo y no nos enseña como será el mundo laboral.

  2. La experiencia laboral se paga con tiempo de vida.


Por ende, la universidad es un sitio de formación académica, la cual imparte un saber que nos va a ayudar con herramientas para poder desempeñar nuestra profesión. No es una escuela de “cómo será tu trabajo de acuerdo a tu profesión”. En esta etapa universitaria, se tiene cierta experiencia con lo laboral con las prácticas preprofesionales. Estas sirven para llevar a la práctica lo teórico y es el primer contacto con el ámbito laboral.


Algunos estudiantes cuentan con la suerte de ser contratados por las instituciones que realizan sus prácticas y otros no. Lo cual está bien, no es una ley ser contratado por la institución que te brindo el apoyo en tu etapa de prácticas.


Otra de las cuestiones a los que los nuevos profesionales se enfrentan son:

  • Frustración: es cuando un sujeto se enfrenta a la insatisfacción ante un deseo que se a planteado. Esto puede ser no encontrar un trabajo al terminar la carrera, que no se le den oportunidades laborales por falta de experiencia o que no existan plazas de trabajo por el momento por la situación de la pandemia.

  • Desanimo: cuando un sujeto no encuentra motivación para verle el lado positivo de una situación en específico. Esto se puede ver reflejado cuando al enviar varias carpetas con los CV, no salga ninguna entrevista de trabajo.

  • Pensamientos excesivos: el cual abruman al sujeto y plantean escenarios imaginarios que no llevan nada más que momentos negativos en sus vidas. Y quizás, puedan ser de tropiezo para el progreso laboral del estudiante que está dando sus primeros pasos en el ámbito laboral.

  • Ansiedad: aquel sentimiento que se produce porque no se obtiene lo que quiere, toca esperar demasiado por un trabajo o quizás porque se quiere todo rápido para no enfrentarse al desempleo.

  • Insomnio: la falta de sueño es común cuando se el sujeto se agobia de estrés, ansiedad, pensamientos excesivos o frustración.

No obstante, cabe recalcar que todo proceso necesita tiempo, es progresivo y que hay que ser más resilientes ante las situaciones que se van afrontando en la adultez. Ya es otro ámbito de la vida, la cual puede ser tomada de una manera positiva o quizás un trauma.


No todos los estudiantes salen con ese espíritu de tener un trabajo a penas terminan la universidad, o pueden existir otros que salen con ese deseo de devorarse el mundo cuando llegan a culminar su carrera. Lo que se debería tener presente es que estamos en una situación difícil, la cual retrasa un poco el encontrar un trabajo estable, sea de la profesión que sea. También el hecho de que todo llega en su momento adecuado. Y que por más duro que sea el camino de encontrar un trabajo, se puede llegar a tener uno el cual nos motive todos los días a poder ejercer la carrera que se estudia.


Recomendaciones para sobrellevar el cambio de estudiante a profesional:

  • Irse adaptando poco a poco a los cambios que trae la vida adulta.

  • Tratar de entender que no todo se consigue rápido.

  • Lidiar con la frustración de no poder ejercer la profesión

  • Encontrar algo que motive al sujeto a no caer en el desanimo o la ansiedad, ya que esto solo aportaría de manera negativa.

  • Intentar que los pensamientos no predominen

  • En lo posible, descansar bien porque sin un cuerpo y mente sana, como se va a trabajar de una manera óptima.

  • Buscar herramientas digitales o de redes sociales, en las cuales se pueda llegar a un mercado que genere ingresos si no están en una institución.

  • Saber hacer con lo que se tiene, afrontando las circunstancias.

  • Visitar a un profesional de la salud mental para poder desahogar frustraciones, malestares, inconvenientes, mejorar la calidad de la salud mental, etc.

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page