top of page

Complejo de dios o god complex


El God complex o complejo de dios, no es un término clínico utilizado en el mundo de la psicología o en el psicoanálisis. El creador de este complejo fue Ernest Jones nacido en 1913, en la ciudad de Londres. Fue neurólogo y psicoanalista. También fue el biógrafo de Sigmund Freud y fue el primer psicoanalista de lengua inglesa.



Quiso referirse con este neologismo a la descripción de una persona que tiene un comportamiento ególatra, orgullosa, déspota, altiva, pretenciosa. Siendo muy parecida con la personalidad narcisista que se caracteriza por ser una persona con un gran dominio de las situaciones, quiere admiración de todos en cualquier momento y carente de empatía.

Estas personas que tienen el “complejo de dios”, son aquellos que poseen una confianza extrema en sí mismos; haciendo menos a los demás. Creen que tienen la habilidad de poder solucionar todos los problemas porque sus soluciones son las mejores. Pero en realidad, no tienen las habilidades ni la experiencia suficiente para solucionar dichos problemas cotidianos.



Además, la rigidez mental y su poca flexibilidad es algo muy común en ellos, ya que consideran que tienen la verdad absoluta. Haciendo que las personas a su alrededor sean culpables, humilladas y también hacerle la vida imposible directa o indirectamente a los demás. Demostrando su falta de empatía, incompletud y su incapacidad de amar al otro. Pueden llegar a realizar “obras buenas o caritativas” pero solo para lograr su beneficio, su cometido y el otro no importa en lo más mínimo.



Con el fin de satisfacer sus propias demandas y necesidades, son capaces de engañar a la población entera en el caso de los políticos, pero no solo en el medio político sucede; también ocurre en lo cotidiano y común. En la propia familia puede existir al menos uno que crea que tiene la razón en todo, su verdad es la única que vale, no le importan los sentimientos de los que lo rodean y viven en un mundo imaginario donde ellos son dios y dueños del saber absoluto.



Lidiar con este tipo de personas que tienen este complejo, es muy agotante y frustrante. Por lo general tienden a llevar al límite a todos para que hagan lo que ellos desean. Quieren únicamente que su voz sea escuchada y poner en contra a todos porque sus caprichos no son cumplidos.




Lo que se recomienda con este tipo de personas, es que, si no pueden entrar en razón, no estaría mal alejarse y cortar vínculos. A veces se logra mucho cuando uno se aleja de la gente “tóxica” y corta vínculos que no aportan en ningún sentido. La paz mental y la salud mental es necesaria para funcionar bien como sujetos, amigos, familia y hasta pareja. Si uno no se cuida, nadie más lo hará por ti.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page