top of page

La importancia de sublimar


¿Por qué es importante la sublimación para el sujeto?


Parto desde esta pregunta porque muchas veces


se cree que todas las actividades que se realizan están direccionadas hacía un fin positivo. Pues no es así. No siempre que uno hace deporte, lee o estudia; está sublimando.


Soy fiel creyente de que la energía se transforma, entonces ¿Por qué no la libido se puede redirigir hacía actividades socialmente aceptadas para que no consuma lo negativo al sujeto? Contestando esta pregunta, cuando un sujeto está atravesando por un problema que lo carga de energía negativa, ira, coraje, enojo, etc.; tiene varias opciones para poder afrontar aquella situación: Evadir el problema, ignorar sus sentimientos, hacer un performance un tanto dramático o hacerle frente al problema y buscar soluciones para transformar lo negativo en positivo.


Como psicólogo y paciente (sí, soy un psicólogo que va al psicólogo, porque soy humano y tengo traumas como cualquier otro sujeto) puedo dar fe que cuando uno asiste a terapia comienza el camino de la sublimación. No es un camino de tonos rosas, todo lo contrario. Existirán matices de varios tonos, claro u oscuros, los cuales ayudan con un aprendizaje para el sujeto y su camino de sublimación.


También consiste en llevar el goce mortífero hacia un camino del goce de la vida. Esto indica que el sujeto puede estar consumido un bucle de malas decisiones o actividades, que, en vez de ayudarlo, lo van destruyendo poco a poco. Por lo tanto, es darle más opciones de goce de vida, un goce que permita salir de los problemas en los que se encuentra por la vía de la sublimación; de lo positivo.


Voy a tomar como ejemplo a un sujeto que está pasando por un duelo amoroso. Su tristeza lo lleva a consumir alcohol frecuentemente, gasta dinero en salir, no procesa su duelo, ignora sus sentimientos y no asiste a terapia. Busca a su ex en otros cuerpos, manteniendo encuentros fugaces pero carentes de sentido. Imaginemos que este sujeto asiste a terapia porque llega un punto de quiebre donde el alcohol ya no cumple su función de olvido y se le vuelve insoportable lo que siente. Comienza su ruta de análisis y su camino por la sublimación. Pasan las sesiones, en lo que el también va cambiando de actividades. Ya no bebe con mucha frecuencia, comienza a preocuparse de su apariencia personal, se concentra más en su trabajo, se preocupa por su alimentación y se inscribe al gym. Entonces aquí está sublimando, está cogiendo otras rutas que le permitan ir superando, de la mano de su analista o psicólogo, su duelo amoroso por medio de actividades que van a aportar un beneficio para su vida.


No es un camino fácil, repito, pero tampoco es imposible. Es cuestión de tener otra perspectiva de los problemas y tratar de solucionarlos por una vía menos mortífera y más vivificante.




8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page