top of page

Praxis


En la práctica profesional nos encontramos con varios tipos de profesionales: unos con más experiencia, otros recién graduados, otros con intereses económicos altos, otros más conscientes de la realidad monetaria, algunos con empatía y ciertos con distintos modos de hacer terapia.


Pero a la final, ¿No estamos para poder tratar al ser humano en una de las partes vitales, la cual es la psiquis? ¿Solo debería importar nuestros honorarios o podemos tener tarifas para ciertos casos excepcionales?


Al cursar esta pandemia, entendí como profesional de la salud mental, que lo monetario es importante pero no prioritario. Que la mayoría de personas que solicitan atención psicológica están gastados por cubrir deudas y que no se abastecen con su sueldo.


La pandemia trajo de la mano desestabilización económica, social y mental. Abriendo las puertas a enfrentar con mucha competencia laboral, inseguridad en el puesto de trabajo, poco contacto físico con amigos y seres queridos y también tocó la puerta de lo reprimido. Sacando así los traumas que los sujetos involucrados han tenido reprimidos por años.


Por eso, no está mal ser empáticos con los otros y analizar los honorarios que podemos cobrar. Habrán pacientes que puedan pagar lo que pedimos, y otros puede que se les baje un poco el precio para acceder al derecho de poder atender su psiquis.


La sociedad actual, toma un poco más en serio que la salud mental es algo necesario para el sujeto y que el síntoma de cada uno, debería ser tratado.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page