top of page

¿Raro o particular?


En la actualidad esta pregunta me hace pensar en exceso. En la adolescencia, cada uno busca ser y pertenecer a un tipo de subcultura con el fin de encontrar a sus pares con los mismos intereses. Esto indica que están en busca de nuevos significantes que los nombren, armen y puedan cargarlos de propios sentidos; dependiendo a lo que más se identifiquen.


Pero ¿A caso solo los adolescentes buscan ser y pertenecer para poder existir en la sociedad? ¿Estamos condenamos a repetir un mismo molde con tal de ser aceptados o quizás podemos tomar distintas referencias para crear nuestra propia identidad? Son preguntas que aparecen cuando pienso en lo “raro”. Por definición, lo raro es aquello que es poco común o único en su especie. Esto da lugar a que el sujeto pueda denominarse “raro” porque intenta crear su identidad o personalidad, siguiendo referentes distintos a los usuales.


Somos sujetos que estamos en constante resignificación y en el caso de los neuróticos, vivimos bajo una pregunta que jamás se encuentra, la del ¿Qué me quiere? Por lo tanto, la particularidad es algo que va asociado a lo raro, como poco corriente y que es propio de un sujeto. Es por esto que el psicoanálisis toma en cuenta y da un lugar primordial a lo más íntimo del sujeto, lo que es su síntoma.


Este síntoma también puede ser resignificado, por medio de la experiencia analítica. Por medio de las sesiones que se vayan teniendo, un fragmento va apareciendo y si el sujeto se implica en su caso, su síntoma va tomando distintas maneras de resignificarse con nuevos significantes.


Esta es la magia de la experiencia psicoanalítica.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page