top of page

Los procesos son a tu propio ritmo.

Actualizado: 19 ene

Uno de los espacios prioritarios para saber qué hacer con tu sexualidad es ir a terapia.


Se habla mucho de los procesos, hay varias imágenes que ilustran los procesos. Existen diversos profesionales hablando de “cómo sí es un proceso” o que aseveran que tienen un método que te lleva al éxito y a tener el proceso adecuado para ti… sin embargo, ¿Dónde queda en la dimensión particular de cada sujeto? ¿Por qué hay personas que dicen tener un método mágico que asegura el éxito? ¿Los tiempos de cada persona son iguales?





Más aún cuando se presentan procesos de identificación con algún género o sexo. Hay personxs que no llegan nunca a definirse y está bien. Hay personas que desde muy pequeñxs saben con qué identificarse y hay personxs que les cuesta un poco más. A pesar de aquello, todos pasan un proceso de experimentar para decidirse con que género o con qué sexo identificarse.


Te preguntarás ¿Este proceso de exploración para elegir tu género la pasan todxs? La respuesta es sí. Hasta una persona heterosexual pasa por un proceso exploratorio para saber sí le gusta el otro sexo y la asunción del ser heterosexual. Judith Butler, en su texto el género en disputa, menciona que la heterosexualidad es la una opción forzada y hegemónica que la sociedad impone; olvidándose de las disidencias sexo genéricas, las cuales están presentes y con el pasar del tiempo crecen. Esto sucede porque el género es algo que muta, evoluciona según la época y la particularidad del sujeto.


Ahora resulta más complejo poder identificarse porque ya se ha ido derrocando ese paradigma heterosexual hegemónico y las voces de las disidencias sexo genéricas se han elevado para exigir derechos y espacios que les corresponden. Es más aceptado ser gay o lesbiana en la actualidad y termina siendo positivo, pero hay que seguir luchando por los espacios de les otres. No es lo mismo la aceptación de un sujeto gay a un sujete queer o no binarie; la lucha continua para encontrar un equilibrio social y tener un espacio para todos, todas y todes.


Yéndome por otro rumbo, si no te has descubierto tu sexualidad aún, no está mal. No hay por qué apresurarse con escoger un género, orientación sexual o sexo de manera precipitada. Eso es un proceso personal el cual toma tiempo, considerando que cada cuerpo tiene un ritmo. No hay porque sentirse presionado por ciertas personas en redes sociales que buscan sacar del closet a todxs para ser más visibles; no todxs son revolucionarixs. Hay personxs que les toma más tiempo poder asumir su sexualidad y salir del closet. La presión es innecesaria en procesos personales.

Uno de los espacios prioritarios para saber qué hacer con tu sexualidad es ir a terapia.


Aquí es el lugar ideal para poder cuestionar tus preferencias sexuales, hablar tus malestares, hacer las preguntas necesarias y te proporcionar herramientas simbólicas para poder decidirte sin tomas decisiones apresuradas, solo por complacer una demanda social. Los procesos terapéuticos son al ritmo del paciente, no al ritmo de la sociedad imperante.


¿Te gustó? ve a mi último post de instagram @psic.kevinubillus y comenta.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page